martes, 16 de noviembre de 2010

Letrillas matritenses.

Bienvenida

Sea usía bien llegado
sea Madrid su capital
guarde y preste lo que digo,
que siendo su humilde amigo
y desta ciudad testigo,
vengo del sur a ilustrar
que acontece en estos lares
de bullicio sin igual.

Madrid

Villa y Corte castellana
y de origen musulmana,
quiso el cristiano ganarle
y al infiel moro sacarle
en las Navas de Tolosa.
Quedó Madrid bien situada
entre aguas del Jarama
y caudal del Guadarrama.

Oscura hasta la Ilustración.
Y fue por ímpetu borbón
que Madrid creciera hermosa,
adornada y honrosa,
de Neptuno a la Cibeles
del Retiro al Real Palacio
ya gozaba el madrileño
en Europa de parangón.

Tras Mayo de la Libertad
que fuera musa de Goya,
alzó la fuerza española
su Universidad de Acalá.
Allá por el diecinueve
vio la gran ciudad su ensanche,
y luego con alegría,
cruzó el centro la Gran Vía.

Escuche bien vuesa merced
que en esta Madrid moderna
cosmopolita y mundana,
que después de una transición
por todos bienvenida,
todavía suenan llantos
de una España dividida,
de una juventud asesinada.


Es la Madrid de hoy en día
un mosaico de culturas,
rincón bohemio de España,
capital de la esperanza.
Aquí como en América
miles de oportunidades,
para aquel de tierra extraña
por raros caminos guía.

Cea Bermúdez

Andaluz diplomático,
¿Y quién iba a decirle a usted
que un día tendría una calle,
Francisco de Cea Bermúdez?
Calle céntrica y galana
corre recta y con detalle
de Isaac Peral a Canal.
amplia, larga y soberana.

Entre notas de acordeón
y sirenas oficiales,
corre gente a raudales
y cada cual con su ilusión.
Sangre joven y estudiante,
sangre cultivada y vieja,
se mezclan con armonía
en esta calle madrileña.

Santa María de Europa

Y siendo Cea su casa
ya por más de seis décadas,
firmes fueron sus pilares
algo desgastados hora.
Colegio Mayor insigne
con toques de otra época,
se gasta de ilustre nombre
Santa María de Europa.

Nombre de la nao colona,
madre del “fuerte Navidad”
que fuese allá por ultramar,
símbolo de la hispanidad.
Oro y verde sus colores,
fue y será posada y casa
esta mayor institución,
de ilustres colegiales.



Pseudónimo: Antonio Hurtado

4 comentarios:

  1. Más poesía hace falta en el mundo. ¡Sigue así, don Antonio!

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Un mundo en el que solo importa la estética. Los neorrománticos como tu y como yo ya somos como un mero recuerdo antes de existir... nos queda la belleza y el impulso de seguir creando. Gracias y cada loco con su tema amigo mio.

    ResponderEliminar
  4. Felicidades Tony! La verdad es que me he quedado impresionada con esta entrada. Es impresionante tu originalidad.
    ¡Ánimo amic!

    ResponderEliminar